Consejos para trabajar seguro en un estudio de fotografía

Post cortesía de: selectra.es

Trabajar en el estudio de fotografía puede resultar un poco agobiante sobre todo al principio, cuando quizá no sabemos muy bien por dónde comenzar. Hay que conocer bien nuestro espacio físico y las posibilidades que nos ofrece; prever los puntos de luz necesarios y las condiciones óptimas para realizar la tarea con comodidad.

Un punto importante de nuestro local de trabajo es la seguridad y protección frente a robos y otros daños ocasionados en el mismo. Montar un estudio de fotografía requiere una inversión económica importante en equipos e instalaciones, por lo que es importante asegurarlos. Para ello es interesante instalar una alarma como medio disuasorio que te ayude a proteger tu inversión.

¿Cómo colocar tus herramientas de trabajo en el estudio?

Dónde se va a colocar el cliente/modelo y dónde te colocarás tú y el resto del personal; la posición de los focos; cómo colocar el trípode, etc… son pequeños detalles que en su conjunto hacen que salga bien o mal la fotografía y que trabajes más o menos cómodo. Todo esto es muy importante para mantener un orden en el lugar de trabajo y ser capaz de visualizar la imagen que quieres realizar.

Para que tu estudio se encuentre más seguro, es conveniente tener incluso bajo llave, tus pertenencias personales y no dejar objetos valiosos a la vista. Lo último que necesitas es que tu equipo, los clientes e incluso tú mismo estéis en peligro, por lo que debes asegurarte de que el lugar tenga unas instalaciones correctas. Un consejo importante es escoger bien la zona donde se ubican los locales para poder trabajar con mayor seguridad.

La iluminación en tu estudio.

Si estás iniciándote en el mundo de la fotografía y o simplemente lo haces como un pasatiempo, lo normal es que no quieras hacer una gran inversión economica de inicio. Por eso vamos a ver cómo iluminar de una forma óptima con pocos recursos.

Lo ideal sería comprar lámparas o flexos básicos, que sean económicos, e incluso puedes coger alguno que tengas por casa. Los resultados no van a ser increíbles, pero sí lo suficientemente óptimos para ofrecer un trabajo digno.

Una opción si quieres usar flashes para hacer fotos con más iluminación, es alquilarlos en un principio y adquirir los tuyos más adelante.

Si quieres usar un reflector, te recomendamos que en vez de comprarte uno, los primeros meses pruebes con paraguas o con corcho blanco. Parece algo sin importancia, pero te aporta mucha luz a tus fotos, y se resulta una iluminación limpia.

Un fotómetro no es necesario para hacer buenas fotos, aunque cuando quieras cambiar mucho la luz, el fotómetro te resultará útil ya que te permite medirla y ajustarla según lo necesites. Aunque sean un poco elevados de precio, es fácil que encuentres alguno de segunda mano en buen estado. Si quieres poner una pantalla blanca para que tus fotos queden más profesionales, te recomendamos que al principio coloques una sábana blanca y así te ahorraras esa primera inversión, o incluso pintar la pared de blanco.

Publicado en las categorías Blog