Fujifilm X-H1

Fujifilm X-H1
Fujifilm X-H1
Ayer me acerqué a la tienda de Fotocasion para una presentación de la nueva Fujifilm X-H1. Había visto algún video del nuevo modelo y en principio no me quedó muy claro si era una mejora sobre la X-T2 o la X-Pro2 ya que ambas están pensadas para fotógrafos con cierto bagaje.

Sentía curiosidad por conocer el nuevo buque insignia de la marca así que aproveché la presentación para conocerla más de cerca y hablar con personal de Fujifilm sobre el nuevo modelo.

Lo primero que me llamó la atención es el perfil al que va destinado. En este caso Fujifilm quiere llegar al segmento profesional y a los fotógrafos aficionados más avanzados. Para ello cuenta con una buena batería de argumentos.

La Fujifilm X-H1 quiere ser una cámara para fotógrafos de naturaleza y de acción y por ello Javier Ramos, uno de los probadores oficiales de la marca, hizo una presentación de su trabajo de naturaleza en Doñana y contó su experiencia con la cámara alabando sus virtudes.

Desde el punto de vista de un fotógrafo de deportes y fotoperiodismo en general debo confesar que la cámara me ha gustado y mucho. Quizá tenga que mejorar en algunos aspectos y en otros no comparto la forma de proceder de la marca. Me explico.

Para mí, una de las principales características de una cámara para el trabajo diario es el enfoque y la calidad de imagen. En este caso parece que la Fujifilm X-H1 ha mejorado con respecto a sus hermanas más pequeñas X-Pro2 y X-T2. El sensor sigue siendo el mismo con un ruido muy orgánico a ISOs altos. A 6400 ISO la fotografía es totalmente aprovechable aunque quizá no aguante una ampliación más allá de 20×30 cm.

Para la acción es fundamental una buena dosis de ráfaga y esta pequeña llega hasta 10 fotográmas por segundo con el obturador electrónico y a 14 con el grip. Y esto es una de las cosas que precisamente no me convencen.

El grip permite llevar dos baterías adicionales lo que redunda en un aumento significativo de potencia o duración pero en realidad no es tanto como uno puede suponer en un principio. El grip potencia la cámara para aumentar el refresco en el visor al doble ya que pasa de 50 a 100 además aumenta la ráfaga a 14 fotogramas por segundo a cambio consume batería. Imagino que habrá otras cosas que el gripo potencie pero así a bote pronto tener que comprar el grip sólo para aumentar la ráfaga me parece un tanto exagerado y sin él, la cámara no deja de ser normalita para la acción aunque suficiente.

Fujifilm hace mucho hincapié en la fotografía de naturaleza y seguramente el video dé la talla pero como decía en el párrafo anterior a mí se me queda corta sin el grip. El grip también es necesario para el video ya que dispone del conector de auriculares que no lleva integrado el cuerpo de la X-H1.

El cuerpo de este nuevo modelo de Fujifilm es algo más grande y pesado que la X-T2 pero es razonable si pensamos en que tiene una cubierta más gruesa además de tener más puntos de sellado y que debe soportar el peso de objetivos largos que están en la mente de Fujifilm para su comercialización a partir de finales de este año. Otro motivo por el que a día de hoy la cámara se queda pequeña para el uso que le podría dar.

En resumen, si buscas una cámara para callejear o periodismo del día a día sin necesidad de objetivos de distancia focal larga, ráfaga contenida y grabar en video 4k la Fujifilm X-H1 puede ser tu cámara pero para fotografía urbana o con menos exigencias y sin necesidad de video la X-T2 o la X-Pro2 son opciones más económicas. Como siempre hay que sopesar los pros y contras y comprar de acuerdo a nuestras necesidades ¿matar moscas a cañonazos? Mejor no ¿no crees?

Dicho todo esto quiero aclarar que la X-H1 me ha gustado y que está en mi lista de deseos aunque esperaré a las primeras actualizaciones de firmware y a que se confirme la comercialización del 200 mm F:2.

Artículos relacionados

Si te ha gustado compártelo.
Publicado en las categorías Blog

Deja un comentario