Trípode último recurso

Cuando salgo a fotografiar intento llevar siepre el equipo imprescindible y evitar cargar lo todo lo que piesno que no va a ser necesario. En algunas ocasiones me quedo corto y no llevo el trípode porque después de varias horas cargando con él termina siendo pesado y molesto. Entonces aparece la foto en la que necesitas el dichoso trípode, ese que te has dejado en el coche, en casa o en el hotel y piensas «seré g….».

Una de las cosas que aprendes con el tiempo siendo fotógrafo es llevar el menor peso posible y evitar pasear equipo innecesario por lo que hay ocasiones en las que segurofalta algo. Otras dos cosas que aprendes nada más comenzar con la fotografía es que todo, absolutamente todo es muy caro y que en muchas más ocasiones delas que uno desearía se debe improvisar. Pues una de las ocasioes en las que necesitas improvisar es precisamente cuando no llevas trípode y lo necesitas para ahcer la dichosa foto.

Hay muchas maneras de improvisar una sijeción estable para la cámara. Una pared, un bordillo, un compañero (este no tan estable)… En esta ocasión os traigo una que empleo muy a menudo, no salva todas las necesidades pero si muchas más de las que puedes pensar. Se trata sencillamente de emplear la mochila, la bandolera o lo que buenamente lleves para colocar la cámara sobre ello y disparar con el disparador retardado (en caso de no llevr tampoco un disparador remoto).

Publicado en las categorías Blog