¿Cobrar por mi trabajo de fotógrafo? ¡Dios, qué locura!

Ayer recibí un mail de un desconocido en el que me acusaba de “timar” por el precio que cobro por las fotografías. No se a que se dedica esta persona ni cuanto cobrará a fin de mes pero lo cierto es que no es la primera vez que me comentan algo similar. Antes de acusar a nadie de cobrar mucho uno debería meditar sobe ello.

La gente está acostumbrada a que les regalen las fotografías. Cualquiera hace una foto que “sale bien” y se dedica a enviársela a todo el mundo de forma gratuita bien porque es un amigo o familiar o con la intención de abrirse hueco en el mundo profesional. A este respecto siempre pongo un ejemplo que aclara, según creo, esta visión del fotógrafo gratuito.

Supongamos que vamos al carnicero y le pedimos un buen chuletón, el mejor que tenga. Seguro que al carnicero le encantará que se lleven buena carne de su establecimiento y nos atenderá estupendamente bien pensando en satisfacer los deseos del cliente. Ahora bien ¿qué pasaría si a la hora de ir a cobrar le dijéramos que nos está cobrando un dineral? ¿y si le proponemos que le haremos publicidad entre nuestros amigos? Lo más probable es que nos vayamos sin la carne. Pues esto es lo que está ocurriendo con la fotografía profesional con la diferencia que hay fotógrafos aficionados y profesionales que regalan su trabajo lanzando un claro mensaje de “mi trabajo no vale nada” y, como si fueran fichas del dominó, nos alcanza a todos los demás.

Nuestro trabajo, cualquier trabajo tiene que ser remunerado. Tenemos que recuperar los costes de maquinaria y traslados. Como muchos otros profesionales (abogados, médicos, etc.) tenemos una formación que nos ha costado un dinero y una experiencia adquirida a lo largo de los años. Todo ello justifica que debamos cobrar por nuestro trabajo. Y lo más importante, tenemos detrás de nosotros a nuestra familia que depende de nuestro trabajo y no vive del aire. Yo al menos no.

Así que, los precios son los que son. Están calculados en función de unos gastos y deseo obtener un beneficio por mi trabajo que para eso soy fotógrafo profesional.