Cómo evitar la trepidación

La trepidación se produce debido al movimiento de la cámara reduciendo la nitidez de la fotografía. El movimiento de la cámara puede deberse a un mal pulso, una vibración o cualquier otro factor que haga que la cámara se mueva en el momento de la toma.

Una forma de evitar la trepidación es emplear un trípode y disparar mediante un disparador de cable o inalámbrico. También podemos estabilizar la cámara apoyandola en alguna superficie estable como una pared un banco…o emplear una velocidad de obturación más rápida.

Un truco sencillo y fácil de recordar es utilizar una velocidad de obturación por encima de la distancia focal del objetivo. Por ejemplo, si estamos utilizando un 50mm la velocidad mínima es de 1/60 s. Si fuera un 200mm utilizariamos una velocidad mínima de 1/250 s.

El peso del objetivo también influye en la estabilidad así con los objetivos zoom es conveniente ampliar este margen disparando a una velocidad un poco más alta.

Los objetivos con estabilizador permiten reducir en en dos/tres pasos los mérgenes indicados anteriormente.