Fotografía nocturna I

La fotografía nocturna es una disciplina fotográfica que se realiza a partir de la puesta del Sol hasta antes del amanecer lo que implica unas condiciones de luz nulas o muy limitadas.

La primera recomendación es llevar una linterna frontal para iluminar el camino y realizar las operaciones en la cámara, mochila y trípode. Aunque no es imprescindible si es conveniente que dicho frontal cuente tanto con luz blanca como roja. Esta última será la que emplearemos al manipular nuestro equipo evitando molestar a los demás compañeros o, incluso, estropear alguna toma.

Además de la linterna frontal se debería llevar una linterna de luz blanca o luz día (leds) y alguna con bombillas clásicas que dan una luz más cálida. Ambas linternas se emplean para iluminar aquellas zonas que queramos hacer visibles en la fotografía.

Para llevar el equipo es aconsejable llevar una mochila en lugar de una bolsa o bandolera ya que es habitual moverse a oscuras y siempre es preferible hacerlo con las manos libres por si hay un tropiezo.
El trípode no puede faltar y debe pesar poco aunque es preferible que sea robusto a los de plástico. Si lleva un gancho al final del extensor central podremos enganchar la mochila y crear una sujeción más firme.

En cuanto a las baterías decir que deben estar cargadas al 100% y que deberíamos llevar al menos una de repuesto especialmente en días fríos ya que se descargan antes. Hay que tener en cuenta también que si empleamos en Live éste consume mucha batería. Un truco para evitar que se descargue la de repuesto es llevarla en el bolsillo pegada a nuestro cuerpo.

Al igual que las baterías, es aconsejable llevar más de una tarjeta de memoria para no quedarnos sin espacio por haber realizado algún timelapse.

En cuanto a cámara y objetivos decir que el cuerpo no tiene tanta importancia siempre que nos permita realizar tomas superiores a 30 segundos y podamos conectar un cable disparador o un temporizador. Los objetivos habituales son los angulares y mientras más luminosos sean mejor ya que a diafragmas más abiertos más estrellas captaremos.

Por último es importante contar con un intervalómetro para controlar el tiempo de las tomas. En caso de no disponer de intervalómetro siempre podemos empelar un cable disparador con bloqueo o emplear el disparo retardado de la cámara (lo desaconsejo totalmente) y controlar el tiempo con el móvil o reloj en mano. Estos últimos métodos son menos fiable pero en una toma de 30 minutos un par de segundos de más no afectara mucho el resultado final. Si tenemos una cámara con intervalómetro integrado no sería necesario uno externo pero si es recomendable un cable disparador.