Fotógrafos, ¿damnificados por Instagram?

Los tiempos cambian, la mirada cambia y con tanto bombardeo de imágenes el cerebro se embota y no sabe juzgar. No estoy en contra de la fotografía con móvil, es una gran herramienta pero, si hablamos de calidad (no de composición), comparar el móvil con una cámara me parece absurdo. Sólo hay que comparar los sensores para ver que un móvil, hoy por hoy, no llega, en cuanto a calida repito, a una cámara réflex. Dicho esto, quien hace la fotografía es una persona que puede sacar mucho partido al movil con una buena composición y si tiene la posibilidad de regular los parámtros de la exposición manualmente. Lo de más es pura chiripa.

Leer artículo en Semana