¿La cámara hace al fotógrafo?

No cabe duda que disponer de las mejores herramientas suele facilitar el trabajo y normalmente realiza un trabajo de mayor calidad. En la fotografía no es del todo cierta esta afirmación aun cuando la parte tecnológica sea importante no deja de ser una mera herramienta.

Como ya expliqué en algún otro artículo, los elementos que intervienen en toda fotografía son siempre cuatro (sujeto, luz, cámara y fotógrafo. Centrándome exclusivamente en el fotógrafo y en la cámara puedo afirmar sin miedo a equivocarme que la toma siempre la hace el fotógrafo siguiendo unos criterios estéticos y empleando los recursos técnicos que le facilita la tecnología que emplea.

Por muy avanzada que sea la cámara, ésta se limita a registrar la imagen que el fotógrafo quiere siendo éste el que determina el encuadre, la composición y los ajustes para realizar la fotografía. La persona es la que hace la fotografía mientras que la cámara se limita exclusivamente a registrarla.

Lo importante en las tomas es pues la mente, el ojo y el criterio del fotógrafo a la hora de seleccionar encuadre, composición, etc. Una cámara bien ajustada puede registrar correctamente una imagen pero esa imagen con casi total seguridad será una imagen sin interés ya que falta la parte creativa o, si lo prefieres, la parte mental que siempre la debe poner el fotógrafo.

Otro tema es la calidad de la imagen. Es evidente que a mejor equipamiento y tecnología más moderna mejor resultado en cuanto a calidad de la imagen se obtiene (mayor nitidez, menor ruido…) pero la fotografía funcionará, o no, a nivel estético independientemente de la tecnología empleada.