Visita a la exposición “Magnum, hojas de contacto”

Magnum hojas de contacto
Magnum hojas de contacto
Ayer por la tarde me acerqué a la exposición de “Magnum hojas de contacto”. No se si fue por nostalgia o por las fotografías el caso es que mientras admiraba el trabajo de grandes fotógrafos hice un viaje al pasado.

Ver aquella colección de contactos con los encuadres a lápiz, las instrucciones para el laboratorio y los errores expuestos al público me hizo revivir la época en que esto era lo habitual. Los años en que hacer una fotografía era mucho más que simplemente apretar un botón. Cada disparo se calculaba para evitar gastar más película de la necesaria. No por tacañería sino porque lo peor que podía pasar es quedarte sin película en el momento más inoportuno.

Al finalizar el día aun quedaba la tarea de revelar los negativos, hacer la hoja de contactos y procesarla. Después, lupa en mano, había que seleccionar las que pasarían a formar parte de la serie a presentar o ampliar. Todo un trabajo artesano que hoy sustituimos por aplicaciones como Lightroom. Algo se ha ganado en la era digital aunque el proceso químico tiene su romanticismo.

Me he desviado del tema. Lo que venía a decir es que la exposición me ha parecido muy interesante hasta el punto que me he comprado el libro, algo que suelo hacer en contadas ocasiones, y tengo la intención de repetir la visita. Hay que ir con tiempo sobrado y tomarse la visita con calma para disfrutar en toda su amplitud de la experiencia de ver los contactos de os grandes de Magnum.