Retratos

Un retrato se puede resolver de muchas maneras distintas. Buscando la belleza exterior, la psicología del personaje, buscar la confrontación entre ambos o conjugarlos. También es posible crear ilusiones que nada tienen que ver con la persona y todo con la creatividad del fotógrafo. Es posible controlar la situación y la iluminación en estudio o buscar la naturalidad en el exterior o al contrario. Al final, un retrato es mostrar a la persona o personas tal como uno la ve o quiere verla. Es muy difícil, al menos para mí, retratar a alguien que no me dice nada, que no interactúa o que no le apetece estar haciéndose una fotografía.